lunes, diciembre 07, 2015

La ermita de Santo Toribio en Talavera

Ayel tardi anduvi bandeandu Talavera i alreol con el amigu Antonio que m'estuvu enseñandu sitius que cona becicleta no huera síu escapás de vel assín comu assín. La tardi da pa varius reportagis que diré pusiendu paquí a pocu a pocu, porque ai cosas talaveranas mu interessantis pa enseñal-vus por mé del blogui esti tocantis ala estoria, arquitetura i, comu no poía faltal, los andilis del'agua.
Mapa del sigru XVII
 Enos mapas más antiguus que tenemus (que ya lo saquemus en tiempu en el endilgu de Malpartía) apareci, velaquí, asseñalau Santo Toribio (Sto. Toriuio) ala parti de ponienti comu pobrau. Esti mapa es de metá del sigru XVII, susprendiendu polos detallis dela vega i los cerrus i más que ná, pola desparecía muralla de Talavera.
Mapa del Marqués de Tesse (1705)
 En un otru mapa, ya más tardíu, concretamenti del 1705 duranti la Guerra de Secesión, con ojetivu milital, aparecin asseñalaus los prencipalis caminus que llevan a Talavera i los vaus de Guadiana. Peru en el mesmu sitiu que'l anteriol se halla la ermita, tamién escrita comu Sto. toriuio.
Cara de ponienti con Talavera detrás
 La importancia milital d'esta ermita tuvu que sel bastanti antigua. La razón es llana: está junta un cruzi de caminus, guardandu el caminu vieju de Badajós a Talavera, en un cerrinu, un pocu antis dela entrá prencipal que tenía la villa, que era pol Puente Viejo. Está polo claru que el sitiu, más que santu, era de vegilancia, que junta la Rivera que hazía de fosu, el ríu Guadiana i las murallas hazían de Talavera un sitiu huerti pol norti i por ponienti.
Cara norti i cara de ponienti
 Seguramenti essas ruinas que quean sean los cimientus duna atalaya mora rehecha sobre angún puestu romanu (i quién sabi si anteriol). Los materialis i las conseñas sirvierun pa componel una ermita pala avocación de Santu Toribiu, que sigún Nicolas Díaz y Pérez, ena su Historia de Talavera la Real, es del sigru XV.
A la parroquia de la villa le estaban unidas las ermitas de San José, fundación del siglo XV; Santo Toribio, del mismo; los Mártires, que era del siglo XIII; Santa María de la Rivera y la capilla del Hospital; esto es, cuatro ermitas y una capilla, como expresa un curioso manuscrito que registramos poco há en Badajoz.

Canchu del muru
 El manuscritu que mienta esti autol es unu del sigru XVII con el nombri de Papel que declara las Iglesias de Talavera y de sus campos, que vinu a uebu pal estudiu delos sus edificius religiosus. Sabemus, o quandu menus barruntamus, que'l cultu a Santu Toribiu vinu del norti i tuvu assientu en puebrus estremeñus. El casu más cercanu, ena mesma Puebla, que queó farrungá dispués del temblol de Lisboa i que los datus que conocemus son tardíus, ya de primerus del XVII. Enos mis estudius de toponimia delas Vegas Baxas ena parti de Santo Toribio tengu velaquí estu:

Hagiónimo compuesto indeterminado. Se trata de una zona al noreste de Puebla de la Calzada, antiguamente de huertas, y que se trata sin duda de uno de los topónimos de los tiempos de conquista. La advocación a Santo Toribio hubo de venir a través de la orden militar de Santiago, por la cual encontramos dos ermitas, una en Puebla y otra en Talavera la Real, muy lejanos de su lugar de origen (Liébana, Astorga, Tuy, Lugo). En este punto, como en otros relativos a la administración, observamos cómo los cultos forasteros vinieron, o bien directamente con el clero o bien fueron populares. Teniendo en cuenta la escasa relevancia que hubo de tener el contingente de repobladores en la zona, hemos de suponer que el establecimiento de cultos, al igual que la administración de tierras era algo que se escapaba al pueblo llano, quien hubo de seguir con los suyos.


Una delas esquinas farrungás
 Comu passó ena Puebla, el cultu a Santu Toribiu se ofrecía en una ermita pahuera del puebru: ena Puebla era pala parti de salienti nel caminu del Montiju i en Talavera ena parti de ponienti junta'l caminu de Badajós. Enque los motivus pa estu ya sabemus que son segundarius i que'l cerru ondi se hallava la ermita era un puestu de vegilancia santiguau dispués.
Parti dunu delos murus
 Los restus quearun ala vista dispués del desmonti que hizun en el cerru ai añus pa dedicá-lu alas lavoris del campu. Estus restus son pocus, apeninas pa echal-mus una idea de cómu poía sel el edificiu. Se trata dun edificiu solu de pranta quairá con murus de muchu canchu (unus 60 cm). No se conserva la puerta ni vanu nengunu, enque pol comu está la paré que da pa ponienti, que es la peol conservá, barruntamus que aí estaría la puerta.
Detallis delos materialis
 Los materialis son delos que ya estamus acostumbraus en esta zona: congullus de argamassa con rollus de ríu, piera partía inregulal i cachus de ladrillu, sigún se vé enos retratus. Por tola cotorina del cerru se vén los rollus caíus que se mesclan con el cascajal que ya es de por sí el terrenu, amás de cachus de ladrillu i otrus materialis usaus enos murus.
Olivus dela laera norti del cascajal
Quandu menus tenemus los mapas i la decumentación gráfica i material de que en esti cerru uvu algu, cosa que no poemus dizil cona huerça delas ermitas i otrus edificius que mos cuentan las corónicas antiguas i los librus i manuscritus delas ilesias. El provechu que tien agora es el abrigá pa caçaoris o de sitiu de borrachera comu se vía polos cascus, botellas i vasus desperdigaus pol tol cerru. Essa es la estoria nuestra de tolos días, las ruinas que son parti dela nuestra coltura, si no son con pintás, con botellas i orinis i si no arramplás polas grás o las tragillas.