domingo, febrero 03, 2013

El molinu dela puenti d'Aljucén

El ombri, cansau delas sus propias obras, las atierra o las alaga caiquandu, de su voluntá o sin querel: qué sabemus allá! Quandu s'arretiran las aguas aparecin tesorus, quandu se desentierran cerrus aparecin viviendas antiguas, peru l'avaricia los tapa i la desconocencia los inculta.

Mapa antiguu con el sitiu del molinu
 Cona custión delos molinus aconteci velaí essu: quandu no son embullíus pola fusca se çamargullin enas aguas, perdiendu a pocu a pocu la su estrutura ala par que se pierdi el recuerdu d'ellus. Quandu se vá a Méria pola carretera dela calçá antigua, atravessandu tolos puebrinus que componin la espina dossal delas Vegas Baxas se descubrin costrucionis, s'abriguan mous de vida i se sientin estorias tan viejas que se ván cuajandu comu mitus.
La calçá romana junta'l molinu
 Allina, renti ala calçá romana, a media legua al salienti de Esparragaleju s'encuentra unu delos molinus que los nuestrus avuelus mos ereerun, quizá que el mejol conservau de tolas Vegas Baxas.
El molinu dendi la calçá. Detrás la carretera moderna.
 Ahundió entre las aguas dela presa Montiju la huerça los mesis, estas semanas atrás saltó comu los pecis ala calol del sol junta'l borrundangu i los andarríus de Aljucén un molinu antigüíssimu. La boca de Aljucén siempri á síu sitiu de trebaju umanu, pos canalis, presas, pesqueras, puentis se hacinan en una parti en general hermosa. Mesmu allí está el cortiju de nombri escuru, Araya, cona su presa i conseñas arquiológicas i las ozenas de hallaúras delos pobramientus romanus i anterioris de Esparragaleju.

Fachá i passilera
Restus dela cozera
 El molinu, comu dixi endispués, está enteramenti conservau: la casa está tal qual, lo mesmu que la passilera d'entrá i la pesquera i los canalis de desviamientu delas aguas dela rivera. El edificiu está hechu de piera ena parti baxera i de mampostería ena cimera, polo que seguramenti mos está asseñalandu una antigüedá que ressulta compricau atinal. Ena propia fachá se vei claramenti la marca el'agua, llegandu ata la metá dela propia estrutura quandu la presa está llena.

La puerta tien un cargaeru i dobri ombrera de piera de granu la parti superiol i las esquinas hechas con grandis sillaris inregularis, lo mesmu que la parti baxera que compón los cimientus dela costrución.
 Aprovechandu la huerça de Aljucén en essus últimus metrus de corrienti enantis de moril en Guadiana, el molinu está hechu con una inginiería oi escassamenti comparanti. Dela parti norti, una cozera se desvía ata la pesquera del molinu. Los restus del cauzi artificial puein vel-si quandu está sin agua, justu por baxu dela puenti nueva.
Pesquera
 La pesquera, comu toas las d'esti géneru, está hecha con forma d'embúi i embarrera, encontrandu-si ena parti más estrecha las tres compuertas del molinu que davan larga alas aguas retenías.
Fachá. Detrás Aljucén baxinu.
Marcas de canteru
 Los murus dela pesquera están hechus con piera seca la parti más vieja. El barru d'agora no dexa vel la hondura que tien originaria peru devi de avel quasi que un metru más por baxu delo que se aprecia ena cara d'arriba.

 Enas pieras dela entrá, renti ala puerta, se destinguin las marcas de canteru con letras o cruzis.

Aliviaeru

 
Enantis d'entral, convién arreparal ena passilera que salía dendi la calçá romana i dela que quea buena parti, hecha cona idea de llegal ata'l molinu sin necessiá de pingal-si las baxeras del pantalón. Esti passil, hechu lo mesmu que los murus dela pesquera, cuenta con un aliviaeru chicu que dexara correl el'agua en casu de crecía i que entovía puei vel-si la su hechura, conas dos ombreras i el cargaeru, aspecii de puertina.
Interiol dendi la puerta
 En entrandu la primel suspresa es vel la volandera machihembrá acostaná sobre la primel solera, de quilus incontablis, descansandu del trebaju d'otras epocas. Pola hechura, se trata dun molinu harineru del tipu corrienti enos descubiertus en Guadiana. Esti tien tres muelas, dos grandis i una menol ena parti trasera, delas que conservan toas tres la solera, peru namás dos la volandera. Se vein dos compuertas, chiminea i los buracus enas parelis delas estruturas de palu que avían. Tien mesmu ventanucu dela parti dela pesquera i por cima una crus.






Muela i ventanucu
 La parti del hondón guarda una volandera estrordinaria de mediu metru de canchu reposandu sobre la solera sin sabel los añus que llevi allí acolocá, sin que el'agua l'aiga poíu refalal en tós estus añus. Arriba, el ventanucu de vegilancia costitúi, junta la puerta, el únicu vanu pondi entra la claridá.
 La parti delas compuertas tien una alborda de ladrillu i unus bastioris de piera de granu en baxu. Ena paré, las tres posicionis andi diva la tranca dela compuerta de madera.

Solera central
La solera central, abraçá por una horma de piera enseña los canalinus dela molienda i el su buracu imponenti, labrau reondu con maestría i tinu.
Dambas a dos muelas, cona volandera primera
 Enas paeris se vein las umedais i la conseña del'agua que cubri las pieras la huerça'l añu. Con tó i con essu se vei que la parti de drentu estava luzía i embarrá, ala contra dela parti esteriol que enseña la piera tal comu se hizu.
Humeru
 Junta la puerta s'aprecia un humeru que púun bel gastau de chiminea o quizá que se trati del buracu del techu que quita presión en casu de alagamientu.
Enantis de salil, arreparamus ena crus evangelista pintá i enos númirus romanus que tien i que asseñalan, sin duda, el añu. Están aborronaus, peru sí s'aprecian [..]CCL[X?]XX[II?], quizá 1782. Alguién que tenga mejol vista o tenga más enteracionis puea dizil-mus qué añu está asseñalau más de ciertu. No sabemus si esti molinu hue sitiu de cultu por sel pará en el caminu o por simpri adornu del propietariu.
Molinu dendi la puenti vieja
 Dendi la puenti vieja del caminu a Méria, es izil, dendi la calçá romana se vei el molinu escamuflau en el paisagi ribereñu, en essa simbiosi especial que namás los antiguus sabían dal alos sus edificius: ná ressaltanti, ná sobressalienti, tó mesturau cona naturaleza.

Aljucén
 Dela otra parti dela puenti, mirandu al norti, ondi Aljucén abri la su boca pa dal la boqueá se vein otrus murus d'otras presas, de piera, sin sabel tapocu los añus. Más de frenti, perdíu, ahila el tren polos hierrus dela vía, comu dixu el poeta i más allá entovía la presa de hormigón que retién las aguas bravías i anchas dun ríu milenariu, niervu i arteria prencipal, testigu compatenti i palranchín delas muacionis de puebrus, peru no de colturas, ya que es Guadiana quien baraja el destinu delos que aquí vivimus.