jueves, octubre 10, 2013

L'arquiología de Guaxira de José Manuel Jerez

Ayel tardi, en el ayuntamientu de Guaxira s'apegotonarun sigrus d'estoria. El proponimientu: demostral que Guaxira no es un puebru nuevu, tolo contrariu, la su estoria es delas más antiguas delos puebrus delas Vegas Baxas. Dendi las bastas hachas, ata los vasus acampanaus, passandu polos enterramientus. Dendi los testimonius de Dipo ata los tiempus delas villae romanae i dendi la escaimientu d'ellas ata los tiempus morus. I es que Guaxira, conas sus casas brancas hincás enos cerrus más acá dela Tiesa, tien por baxu d'ella tola estoria delas Vegas Baxas.

 Ena puerta'l ayuntamientu se arremolineava la genti, unus con el tallel de maquillagi delos zagalis i otrus aspera de prencipial la chalra del envestigaol, dibujanti i coronista de Guaxira, José Manuel Jerez Linde. I es que esti ombri es conocíu enos andaris dela arquiología polos sus dibujinus arquiológicus i el su envestigaeru, primeru sobre'l terrenu, dispués en el escritoriu, enos restus materialis delas colturas de patrás delas Vegas Baxas.
 Ena tardi de ayel convidó alos guaxireñus a conocel un quantu-quantu más el su patrimoniu material i estóricu, por mé dun passeu dendi la prestoria ata los tiempus morus, dedicandu un apartiju ala su especialidá, la terra sigillata, es dizil, las vasijas de barru sellau.

Manuel García Cienfuegos, el alcaldi de Guaxira i José Manuel
 El señol alcaldi de Guaxira s'encargó de presental el palraol sigún la genti se diva acolocandu enos assientus.


 Los retratus del anombrau vuelu americanu de 1956 sirvierun de guía drentu del recorríu polos destintus yacimientus estudiaus, decumentaus i esparramaus en librus i revistas científicas estremeñas i nacionalis de Guaxira. El cerro'l Águila, El Cuco, La Orden, Pedro Franco o el cerro Juanón huerun sitius que se mentarun polos sus yacimientus.
 Delos tiempus prestóricus arreparó enas tres tumbas que ena parti sul del puebru aparecierun, tumbas de caleñus de falsa bóveda, con importanti pa entendel los empuebramientus dela vega dela rivera de Guaxira dendi la Pixotilla ata la boca propia dela rivera ya enas Vegas Baxas. Varius delos materialis que se atoparun enas tumbas están puestus en el museu de Badajós, más que ná las vasijas, pal que quiera vé-lus.
 Arreparandu enos tipus de vasija, José Manuel mentó los destintus tipus hallaus ena parti más cercana, Los Concejiles lobonerus, unu delos sitius que, enque esté por estudial, se presenta comu unu delos más importantis dela prestoria más rezienti delas Vegas.
 No faltarun las mentacionis ala misteriosa ciá de Dipo, con monea propia, i que, enque no aiga aparecíu entovía, los estudiosus ca día son más ciertus de que se halla ena propia Guaxira. José Manuel sustién que, Dipo ena parti de ponienti i Conisturgis pa salienti, las Vegas de Guadiana estavan vegilás enas sus vías prencipalis, peru dispués que Méria cogiera pulu con Augustu, Dipo perdió importancia ata desparecel-si.


 Enque la chalra diva bandeandu las custionis más interessantis dela estoria guaxireña, era precisu un apartiju pa palral dela vasija fina de barru sellau. En ella se mentarun varias pieças i salió el nombri d'algunus cacharrerus de tiempus romanus. El vasu más curiosu encontrau hue unu con una escrición, ena que puei entreleel-si la palabra SITIS (en latín sedi) polo que los que andan a estudiá-lu crein que se trata d'alguna fórmula latina que envita a bebeeru.
 Dispués que acabó la chalra, los vezinus estuvun a preguntal custionis relacionás conas hallaúras del puebru que los propius parcelerus hizun, sitius andi se hallarun ciertas pieças, a qué poía equivalel ogañu la Dipo antigua... La sensación de vivil en un sitiu estóricu, que los propius vezinus án comprovau muchas vezis, ena hechura delas casas o arandu nel campu, ayel tardi se sintió más honda que nunca: unu delos vezinus que dendi chicu lleva envestigandu polas parcelas los restus materialis delos puebrus de patrás demostró ayel que Guaxira es vieja, tantu comu los ombris que continamenti pobrarun las Vegas Baxas, i que precisamenti pa sabel dela estoria dun lugal es mestel aprecial lo que la tierra inculta. Por fin, regalarun al ponenti una praca de reconocencia pola su lavol, entre la norabuena de amigus i vezinus.
Un caquinu de vasija escachá, un hierrinu, una piera, una piçarra arruñá, una monea dizin muchas cosas. Comu José Manuel dixu ayel tardi, el valor de una pieza se encuentra en la información que pueda dar i creu que los guaxireñus entendierun que es assina. 

miércoles, septiembre 18, 2013

L'Alcaçava pol cordel de Barbañu

Alegra la vista los verdis i brancus dela primavera, peru el amarillu junta las riveras alo últimu del veranu no disgustan: más, se gozan con una especii de mangria polas tardis que vuelan en setiembri. En cata d'essus coloris hui esta tardi i pa essu tuvi de dil largu, por caminus pocu transitaus, ata dal con el cordel de Barbañu.


Mapa dela parti retratá
 Cogiendu un día más el caminu del'Alcaçava pol Cerru Gordu, ahilamus palantri en busca dela Dehesa Nueva, una delas esquinas del enormi términu de Méria que s'entra en el del Montiju.
Vega del'Alcaçava
 Los olivaris, la tierra colorá se vain perdiendu ata dal con una vega llana de pastus, ogañu vazía de ganaus, antañu, términu del vieju cordel. Varius caminus atraviessan el caminu l'Alcaçava, el primeru, el dela Verea Colorá, la que atraviessa los Arenales, paralelu del cordel i que vai pal cortiju del Paxaritu. 



 

Caseta del Paxaritu

Camino del Montijo,

enos Arenales,

se perdió el librillo 
delos cantares.
La Verea Colorá buscandu los Arenales

 Siguimus buscandu el cruzi con el caminu del Zánganu i vemus dos grandis cortijus, el de Capote i el de Juan Bautista, arroeaus dambus por un prantonal de olivus que subin i abaxan polos lombus escurus i derechus. Un regatuelu sin nombri atraviessa el olival callau pola huerça del veranu.
El cortiju de Capote

Prantonal

El cortiju de Juan Bautista
 Por fin apareci el cruzi, antigua autovía de frailis i ganaus, el caminu'l Zánganu que vien a moril andi naci el cordel de Barbañu: en l'Alcaçava.
El caminu'l Zánganu
 El caminu passa pola chova del cortiju de Juan Bautista, que con una aparencia moderna pocu tien de vel con la fachá i los techus del antiguu cortiju. A pocu a pocu, hiziendu ringurrangus entre el prantonal vai ajorrandu el caminu ata dal cona rivera.
Pal vau
 Allí un vau anchu atraviessa la rivera entre dos charcus, seguramenti pocu que vel conas corrientis del iviernu, que los viejus frailis temían más que ná si tenían que passal por aí. Essi es el testimoniu de Antonio de Truxillo, quien en 1693, en contandu-mus la muerti del fraili Domingu del conventu de Luriana, dizi:


«No obsſtante ſe dize paſsò la Rivera de la Alcaçava, que corre junto al Montijo muchas vezes en ocaſion que iba ſumamente crecida, y que en ninguna manera podía vadearſe».

L'Alcaçava

L'Alcaçava
 Sigún mos arrimamus alas cuestas delos cerrus del'Alcaçava el cordel se retuerci en retortuñas i el pisu del caminu se racha polas correntías del iviernu que hozan entre las barrancas. Dendi arriba, a 241 metrus, se vein los destensus campus montijanus i meritensis, los enzinaris dela dehesa al norti, los olivaris nuevus alos pies i los cortijus brancus chalpicandu los retratus.
Vistas dela vega del'Alcaçava. Al fondón, los cortijus de Capote i Juan Bautista
 Matas de verdis repegonis i d'otrus secus, alguna xara, chaparrus i enzinas tupin las laeras delos cerrus que comu lenguas s'avançan sobri la rivera buscandu bebel dun'agua que no está i ala que nunca llegan. Dozenas de lenguas dun Tántalu sequíu que alampa pol verdol dela Alcaçava.
Vegetación delos cerrus

Las lenguas de Tántalu
 Demientras la rivera sota con sus retortuñas ahuyi a pocu a pocu delos cerrus pa perdel-si el su manantíu acullá.
Los ringurrangus dela rivera

Olival de Maça
 La tardi mos dexa el verdi azituna i las escobas, el caminu rotu del cordel, de patrás atravessau por piaras, conociendu oi las rueas delos tó-terrenus i d'algún ciclista apantujau.
El cordel formi vai subiendu

Pinus del cordel
Estas lindis del Montiju son, dispensin el juegu de palabras, delas más lindas tierras que tien. No entendemus oi, i menus en veranu, cómu era tan importanti essi cordel que diva de Guadiana a l'Alcaçava, qué pastus precuravan los ganaerus, quántas recuas colarun por essa tallisca, quántas piaras ajorrarun ala feria del Montiju... Mentris que lo pensamus, amus a cantal la copra delos frailis:

Camino del Montijo
van doze frailes
tós llevan alforjas 
chicas i grandes 
i detrás delos frailes 
van doze monjas
camino delos frailes
delas alforjas.

sábado, septiembre 14, 2013

El cortiju del Cerru Gordu

Renti ala carretera dela Roca, diendu pol caminu que bordea por arriba l'Alcaçava, está el Cerru Gordu, una delas alturas mayoris del términu del Montiju. El añu passau vesitamus el propiu cerru, almirandu las vistas que dendi allina ai de tola Vega. Esti añu vesitamus el cortiju del cerru.
El cortiju del Cerru Gordu en 1956
 Pocu muarun las cosas dendi la metá del sigru passau: el cortiju sigui lo mesmu, cimeru nel cotorru, arroeau d'olivus.
El cortiju ogañu
 Gracias que estava el guarda del cortiju i m'anduvu mentandu d'él que tendrá más de cien añus, dela quinta de muchus que ai por allí. El espetu assín lo demuestra, pos es dela mesma crassi que se vein en tola parti delas Vegas Baxas, cona vivienda de frenti, el corral i las quairas detrás.
Caminu d'entrada al cortiju
 La fachá del cortiju no tien adornu nengunu i el techu en pocus cachus conserva la teja, ogañu tapau con uralitas. Tien dos puertas, la prencipal i la de serviciu i tres ventanas largas conos hierrus dela forja manteníus.
Fachá del cortiju
 La chimenea dela cozina es larga i está sobressalienti i ena parti de frenti ai una otra ventana superiol de quartu, más chiquina, igualmenti cubierta de forja.
Vivienda

Chimenea i aperius
 Pola parti dahuera están los aperius comu la pala o la horquilla i varius tajus de maera.
Ventanas

Detalli forja
 Las parelis están desconchinchás en muchus laus, peru gracias que sigui acupau entovía tienin un mantenimientu que lo conserva dela ruina. Las parelis del corral son las que peol están, arreparás a cachus con broquis de hormigón.
Paré del corral
La hechura del cortiju es de ladrillu i tierra tupía en algunas parelis, lo que demuestra que es no es un edificiu postinosu. Amás, comu diximus endispués, no tien adornu, desquitandu la forja delas ventanas. D'esta crassi vemus cortijus enos Carnerilis i ena dehesa montijana, casas pequeñas de lavol que pocu tienin que vel cona grandeza del Pajaritu, la Vara, Cien-Ventanas, Morantis o la Rueda, más señorialis.
Me comentava el ombri que dendi aí se vía pola nochi las luzis de Feria i es que cona poca altura que tien el cerru se vían sierras lejanas del sul i del norti, lo mesmu que las Cuestas, los Arenalis, las Vegas Baxas o la dehesa. El'agua cerca i los olivus retuertus por tós laus muestran comu se destacan los destintus paisagis palos que ain costrucionis comparantis.