domingo, enero 29, 2012

Retahila 29-01-12


amenución. f ac. de amenuì. 2 ef. de amenuì.
andorina. f ZOOL golondrina(|| Hirundo rustica, ave hirundinida). 
ansiao, -á. adj (dicho de alguien) ansioso, acongojado. Está ansiao i no pué rompè a llorà.
assensible. adj (dicho de alguien) sensible, sentimental.
atillà. act atar fuerte, apretar.
aziamente. adv indica modo. pl noc 1 de propósito, ex profeso. Hue aziamente a por tomates al pueblo.
bañijo. m ac. cont. de bañà, baño.
çambuteà. act adular.
compresible. adj (dicho de alguien) piadoso, compasivo.
comprijo. m ac. cont. de comprà.
destragao, -á. adj (dicho de una persona o un animal) hambriento, famélico.
embracilà. act coger en brazos. 2 llevar del brazo.
emparelà. act emparedar.
encallà. act calzar un carro, un mueble, etc. para que no se mueva. 2 encajar, ajustar una pieza con otra para que no se mueva. Encallà una puerta.
entixeretao, -á. adj (dicho de una puerta) entreabierto. Quedó la puerta entixeretá.
envereà. act enfilar, encaminar. 2 med encaminarse. 3 montarse. S’envereó en el mueble.
enyernà. act tener yerno reconocido oficialmente por la familia.
futuro. m novio formal. 2 yerno. No me gusta que entre mi futuro sin llamà en casa.
guita. f cuerda de cáñamo.
incompresible. adj (dicho de alguien) despiadado, no compasivo.
inrálido, -a. adj (dicho de alguien) incrédulo.
levámente. adv indica modo. pl noc 1 con tranquilidad, pausadamente. Miraron levámente el papel.
levao, -á. adj (dicho de algo) tranquilo, lento, suave.
llantijo. m ac. cont. de llorar, llorera.
llové-se. med anegarse un lugar por efecto de la lluvia. Se llueve la casa.
mentación. f ac. de mentà, mención. 2 ef. de mentà, mención.
mina. f manantío, manantial.
mojina. f caladura.
picá. f punzada. Me dan picás los güessos.
puyazo. m estafa, sablazo.
quilovato. m kilovatio.
rálidamente.  adv indica modo. pl noc 1 honestamente, realmente.
recordança. f recordación.
reponè. act reformar, modificar. Repuso la casa colas perras dela cosecha.
reselvá. f abrigo, resguardo.
reverdecè. act repuntar una enfermedad. M’á reverdecío el culebro.
rubín. m rubí.
sacuidò. m sacudidor.
segundario, -a. adj (dicho de algo) secundario. Ain ramas del arvo que son segundarias i otras terciarias.
solitario, -a. adj (dicho de algo o alguien) aislado, solo, incomunicado. Es un cortijo que está solitario en el monte.
sujetante.adj sustentante. Se puso colas piernas sujetantes en croca.
temblina. f temblor, tembladera. 2 tic.
trayeto. m trayecto.

viernes, enero 20, 2012

La Rabúa

Pallá, pandi los arrayus del términu monicipal de Val-dela-Calçá se destiendin contra los de La Puebla, colandu El Paxaritu i unas quantas de casas aislás, se halla incultu entre imponentis ocalitus el cortiju de La Rabúa.


Pocu es lo que sabemus d'esti lugal. Junta los cortijus de La Rueda i La Vara, el de La Rabúa es  el que menus enteracionis ai en decumentus. Los valviensis apenas ahilan pallá, desquitandu angunus jornalerus que vaigan a cogel bróquilis o a poal anguna parcela de frutalis delas pocas que pa essi sitiu ai. 


Landeandu ei vistu que esta finca era propiedá del cleru de Badajó en el sigru XVI i que conas continas despropiacionis passó a manus privás. Con tó i con essu, los materialis hallaus velallí enas tierras de La Rabúa paecin que mos encrara quantu quantu la custión, pos esti sitiu hue pobrau muchu á. Peaçus de granitu reutilizaus i otrus restus de piera labrá que se vein esparramaus alreol son el testimoñu más fiel ogañu.



Los mapas parcelarius mos da los nombris de "Novillero de la Rabuda", enque ena entrá reza en azuleju "Vega Rabuda" i Ángel J. Traver mos da los nombris de "Rabuda de Arriba" i "Rabuda de Abajo" ena descrición las fincas cuyas tierras huerun despropiás pal reguedíu. A tentu'l nombri de La Rabúa (assina es el topónimu ena lengua corrienti), pocu poemus dizil más que un tasmeu pol sentíu ganaeru o, quizá pol nombri que le damus paquí al páxaru Cyanopica cyana: la rabúa, llamá en otrus laus çalandraja. A tentu del primel nombri de Vega, está polo craru, pos velaquí tenemus el topónimu de "La Vega" en La Puebla, que es el nombri que tien la ferti mesa que se destiendi entri el puebru i el ríu, amás de "La Vega de Méria" i "Las Vegas Baxas", esti últimu más rezienti. Vega s'está en que es d'origin prerromanu, del íberu.



El cortiju está arroeau por un bardu, desquitandu unu delos sus laus que es paré. La entrá está protegía por una engarilla cenzilla dendi la qual se vei la puerta d'acessu al patiu interiol, formi la tipología cortijus d'esta parti comu el de La Vara. Esta puerta tien el bastiol baxeru hechu de granitu, en tó comparanti alas puertas los corralis las casas de labraol d'El Montiju o La Puebla: colos pinotis alos laus i la roera palos carrus ena piera.


La vivienda está careá pa salienti. Es duna pranta namás, desquitandu lo que devería de sel el palomal, sobressalienti ena parti trasera. La fachá está arroeá de yeira, con grandis ventanalis enrejaus astilu las casas de labraol. La puerta d'entrá costa de portalillu. Por cima está el nombri'l cortiju i coronandu un santu con el lema AVE MARIA / PURISIMA // SIN PECADO / CONCEBIDA entreviendu-si dendi ahuera. 



No se vei dendi ahuera escúu familial dengunu, lo que no quiel dizil que no tenga o huera teníu, pos otrus cortijus comu el de La Vara o Torre-Fresno entovía luzin imponentis los sus escúus. Lo que sí se vei es la típica chiminea corría delos cortijus del lugal, sobressalienti junta la puerta al corral.




Pola parti d'atrás se destiendi un grandi jardín, cola anchuridá del cortiju. Direción al sul, se vei el pozu, la entrá al mesmu i l'alberca. La costrución p'abaxal al pozu es moerna, pon la fecha de 1949. Esti tipu de cueva se vei en varias parcelas dela parti de La Vega i con una hechura aparecía. Enantis del reguedíu, el riegu pa estas tierras se estilava hazel con alberca, sacandu el agua del pozu por mé de norias o desviandu maniantalis ata enllenal las albercas. Albercas ain en antiguus cortijus de pa Fernando-Alón, Las Corralás o La Vara.




Otru de los pozus, el más antiguu pola hechura, tien brocal de ladrillu con piera cimera enteriza i arrematau en un arcu simpli que no conserva el carrillu. Esti era la crassi de pozus que avían enos cortijus viejus i que, desgraciámenti quearun endrentu del propiu terrenu del cortiju o huerun derrotaus.



La tierras de La Rabúa, lo mesmu que las de La Vara, El Carneril, El Condau de Torre-Fresno o La Rueda huerun despropiás por mó del Plan Badajoz, siendu las sus tierras arrepartías en destintus viagis alos colonus. 




Las lavoris de canalización, destraci de caminus i apreparación de bancalis sacarun pieras i restus arqueológicus, míseri conseña delos que vivierun enantis aquí. Con fortuna, angunas pieras grandis  huerun gastás otra ves ena costrución, otras huerun tirás a Guadiana i otras entovía están tirás, acachinás polas grás i los tractoris, ala vera de caminus i canalis, sin querel dizil ná a naidi, cargás de estoria i múas ala huerça.


Bibliografía:
Traver Vera, Á. J., Historia cotidiana de Valdelacalzada, Ayuntamiento de Valdelacalzada: Badajoz, 1998.
Duque Espino, D. M., "Estudio y evolución de un modelo territorial agrario: el poblamiento protohistórico en las Vegas Bajas del Guadiana", en Norba: Cáceres, 2001, pág. 23-62.
Mira Caballos, E., "La propiedad en el término de Badajoz antes de la desamortización".
Maldonado Escribano, J. El cortijo en la tierra de Badajoz, Junta de Extremadura: Badajoz, 2008.
Mapa parcelario de Valdelacalzada, Ayuntamiento de Valdelacalzada.

domingo, enero 15, 2012

La "tabula rasa" del Plan Badajoz



Dispués de más de mediu sigru, los puebrus nuevus que nacierun pola colonización el Pran Badajó siguin alevantaus, peru sin solución pa una continación crara. Enque es plontu pa dizil si esti pran frascassó o no, se prencipian a vél los fallus. Por dos generacionis, las parcelas ereás s’án estau trebajandu. Quandu el relevu ala tercel geneción deviera de sel ogañu una ralidá, los pobremas contra los que ain que bregal son tantus que naidi quiel ni puei tiral palantri. La genti nueva, ahuyi por no encontral trebaju polo que á estudiau i los que decidin queal-si, lo hazin comu jornalerus, obrerus o arbañilis. 



Las impresas están amenuías a unas pocas eniciativas hugazis. Las coperativas agrarias criás pa trebajal colos produtus de güertas, senaras i parcelas, las que no están farrungás, están espelusás o aburrías pol desbalagamientu i el robu. Grandis fincas prencipian a barruntal-si, pos artolanus, campusinus i parcelerus dexan de tenel medius, materialis i umanus pa acontinal. Estillerus i comercius chicus án cerrau i oficius que antañu eran corrientis, ya namás son recuerdus en tardis juegandu alas cartas. 



Quandu despropiarun las grandis fincas comu las de La Sarteneja, La Vara, Los Carneriles o Torre-Fresno pareci que no se barruntava ná d’estu. Mentris, los puebrus viejus, comu Lobón, El Montiju o La Puebla destendían sus choçus polos lexíus. El proyetu era ambiciosu: aborral un cachu d’Estremaúra pal serviciu la nación. La despropiación se hizu ata l’estremu de que qualquiera cosa que arrecordara el passau aburríu de señoritus tenía de sel derrotau. Si pa ellu era mestel mual el paisagi, se muava. Assinque, sin arreparu dengunu, quitarun la hesa i el monti, charcas i lagunas pa destendel una gran mesa dendi lo primeru. Pusun puebrus nuevus i truxun colonus d’Estremaúra i d’otru laus alos que dierun una vida nueva, con casa, tierra, aperus, educación i divertimentus. Esti assuntu está más o menus estudiau: el capital umanu i material envertíu en esta Vega hue enormi.

Los nietus delos que vinun no lo conocin i pocu les importa del passau los sus agüelus, peru menus entovía qué avía aquí enantis de llegal ellus. El trebaju del régimin s’encargó d’ellu i la educación d’agora lo garantiza: el paisagi á muau tantu i s’án incultau otru quantu que’l veregel i la novedá no dexan vél lo de patrás. 





Quandu truxun maquinarias que no vían pisau estas tierras enantis pa hazel bancalis, echal caminus i escaval hoyus i acequias, aborrarun los restus delos antiguus estremeñus que anduvun paquí. No se respetarun mosaicus en allanandu las tierras. Aballarun colos murus d’antiguas villas romanas i taparun boegas enos bancalis. Arrancarun las pieras de viejas calçás.
Derrotarun cimenterius milenarius.

Eschangarun huentis de cantería i maniantalis. Barrumbarun restus d’ermitas i pobraus. Tirarun molinus, destraçarun una nueva caxa pa Guadiana i una nueva vestimienta con ucalitus i prantas folasteras. No se tuvu respetu por dengunu delos restus que mos quearun los antiguus vezinus d’estas tierras. Direis que eran otrus tiempus i otrus pensamientus i que gracias que hizun parcelas púun vivil en estus puebrus duranti’l campu diera de comel. Peru no veu el dañu que hazía una huenti de cantería, un mosaicu o un cachu de calçá. Ogañu, por baxu de parcelas, atarfis i çarçalis está acovijá la coltura d’esta vega: comu siempri, por baxu'l dineru i los interessis.